Seguidores

viernes, 31 de octubre de 2008

LA ESPADA DE DAMASCO

Rock Hudson y una encantadora Piper Laurie protagonizan esta entretenida película de aventuras de la Universal, dirigida por Nathan Juran en 1953. Harum (Rock Hudson) un valeroso joven, que llega a Bagdad con la intención de encontrar al asesino de su padre para vengarle, se ve inmerso en una serie de vicisitudes en las que siempre se halla una bella joven (Piper Laurie), que actúa de forma decidida ya que en realidad se trata de una princesa: Khaurizán, la hija del califa de Bagdad. Gracias a la ayuda de una espada mágica, adquirida en la tienda de un anticuario griego, Harum, logrará salvar al califa y a su hija de la conspiración tejida por el malvado visir, Jarum, para apoderarse del trono.
Se trata de una fantasía oriental de las que frecuentaban las pantallas de la época (Alí Babá y los 40 ladrones, El ladrón de Bagdad, Las mil y una noches, El tesoro de Muck, etc.), con retazos de la leyenda del rey Arturo (la espada mágica queda clavada en un muro y nadie salvo nuestro héroe es capaz de arrancarla del mismo, lo que le llevará al matrimonio con la princesa y a heredar el trono del califa). Entretenida y sin más pretensiones, constituye un inofensivo divertimento para toda la familia.