Seguidores

viernes, 4 de julio de 2008

ESPECTROS EN LA NIEBLA

Esta aventura del Inspector Dan, se componía de 28 episodios de una página cada uno. Publicada en “Pulgarcito” entre los años 1948 y 1949, a continuación de “El Museo siniestro”. Junto con “Pesadilla mortal”, es una de las obras más largas de Giner únicamente superada por su gran obra maestra: “Satán vuelve a la Tierra”.

El Londres neblinoso, con sus sórdidas callejuelas, sus sombríos caserones y sus lúgubres ambientes, se refleja de forma excepcional sobre todo, en la primera época del maestro del terror gráfico. Aunque la acción de las historias del célebre inspector de Scotland Yard, se sitúa en los años en que fueron creadas –mediados a finales de los 40 del pasado siglo-, el expresionismo ambiental que desprenden sus viñetas, nos transportan al Londres de Jack “el destripador”, de la Morgue, del Soho y de los fantasmas imaginarios que inundaban las mentes supersticiosas de no pocas personas de finales del siglo XIX.

“Espectros en la niebla”, nos traslada a un misterioso y lúgubre caserón de los alrededores de Londres. Dan y Stella, cumpliendo como siempre las órdenes del inefable coronel Higgins, se enfrentan a otro extraño y siniestro caso, en el que las víctimas han muerto de… ¡¡miedo!!. Ante tal circunstancia, la serie, se nos presenta con todos los aditivos esenciales y necesarios, para crear en el lector de aquellos tiempos, la intriga, el suspense y la psicosis oportuna para esperar con impaciencia, semana, tras semana, el desenlace de las diversas vicisitudes por las que atraviesan los personajes.

El castillo de Wesseley, con sus enigmáticos habitantes, es la escena donde se desarrolla esta aventura. Lóbrego, siniestro y guardián de un misterio que Dan y Stella intentan resolver, la trama va cobrando intensidad a medida que se suceden los distintos episodios, hasta llegar al clímax final con un sorprendente desenlace.






Algunos episodios de "Espectros en la Niebla" Pulgarcito (1948-1949)

Próxima entrada: El pequeño Sheriff