Seguidores

viernes, 16 de enero de 2009

LA HISTORIA DEL CORONEL

"La historia del coronel", es un ejemplo de aquellas historias de Giner que quedaron inéditas. La serie del "Inspector Dan" publicada entre 1951 y 1952 por Bruguera en cuadernos apaisados, constituyó un éxito derivado de las excelentes muestras plasmadas en las páginas del Pulgarcito, si bien, nunca alcanzaron el nivel de calidad y suspense que tuvieron las series incluidas en esta última publicación mediante el sistema del continuará, página a página, semana tras semana.

De todos los conocedores de la obra de Giner es sabido que, éste en no pocas ocasiones se retrasaba en sus trabajos, debido al detalle y minuciosidad que quería imprimir en sus viñetas. Probablemente, "La historia del coronel" es un claro ejemplo de ese retraso en entregar sus trabajos. La editorial necesitada de cumplir con el plazo semanal de la publicación, se vió forzada a disponer de otros dibujantes como en este caso; Hidalgo, dignísimo sustituto de Giner y cuyos dibujos fueron los que ilustraron esta historia, eso sí, la portada como todas las de esta serie era de Giner.

Más abajo, puede contemplarse la portada de esta historieta y un par de páginas ilustradas por F. Hidalgo del ejemplar que salió a la luz pública.




Pero Giner terminó esta historia que quedó inédita. Este humilde bloguero y aficionado ha tenido la gran fortuna de disponer entre sus "tesoros" de aquellos tiempos del original de "La historia del coronel" dibujado por el gran Eugenio Giner. En sus viñetas puede distinguirse su estilo único y peculiar, en el que aparece un Londres moderno, más actual y alejado de aquellas sórdidas callejuelas de Withechapel y del Soho y de las tenebrosas catacumbas y otros lugares que el autor reflejaba en sus entregas semanales de "Pulgarcito". Creo que es todo un ejemplo de la obra de este genio de la ilustración y ahí va la historia completa para que la disfrutéis.





3 comentarios:

Rebote dijo...

Menudo tesoro nos muestra, gracias por ello.

"Napoastur" dijo...

Cuando uno ve estas historietas no puede dejar de pensar en la inexistencia de museos que recopilen y expongan públicamente semejantes materiales.

Secciones sobre restauración, estado de la cuestión, autores que amamos... y todo el trabajo por hacer.

Gracias a este medio van apareciendo una cantidad relevante de gente que como tu nos enseña un arte olvidado, que debería ser nuestro orgullo.

Gracias por tu trabajo y constancia.

Gonzalo Alabart dijo...

Fantástico trabajo